Tags

Autores

Artículos relacionados

Tierra de extracción y Hotel Minotauro: Poesía multimedia fósil y laberíntica

Fabricar Historias de Chris Ware: ¿el fin de la lectura lineal analógica?

Del papel a la pantalla

Escritores de pantallas: nuevas tecnologías y escritura colaborativa

Lectura HACKER

Estética contra lo estático: el movimiento como fuente de legibilidad

Materialidad e inmaterialidad del texto

Hackear la cultura: poéticas del plagio en la poesía de Carlos Cociña

El libro es una máquina. Entrevista con Belén Gache

Literatura en dispositivos móviles

¿Literatura digital en México?

Poemas a medio camino

Literatura electrónica, sueños y memoria

Cinco piezas de poesía digital de Jim Andrews

Entrevista con Leonardo Flores

Andy Campbell un escritor digital

Entrevista con Javier Celaya: ¿Cómo sería el libro del futuro?

De la ecopoética y los medios dislocativos

Tecnologías abiertas para democratizar la cultura

Arquitectura distribuida de medios y la literatura impresa-digital

Universos transmedia

Anaqueles para la literatura digital

Cuando los escritores toman el control

Ludoliteracidad y cultura digital

Sexualidad más allá del género: los videojuegos como laboratorio

Los últimos programadores de dormitorio

Entrevista con Katia Vega: Artículos de belleza que expanden el cuerpo.

Twitter o la vida

Por la reivindicación de una nueva forma de hacer filosofía. Entrevista con Eurídice Cabañes

Ada Lovelace, ciencia poética

Tecnofeminismo. Apuntes para una tecnología transfeminista (versión 0.3) *

El método levreriano, manual de usuario

Loss of Grasp / Perderse

El orden de la tierra: la distancia, el silencio, la luz

Google Images: género y la política de la verdad

Redes móviles para comunidades libres. Entrevista con Efraín Foglia

La lectura, un hábito compartido

Traficantes de sueños, un espacio de libre reproducción de conocimiento

La herramienta transfronteriza para inmigrantes

Culture Machine

Criptógrafas Latinoamericanas

Un recorrido por las tecnopoéticas de América Latina

Pressless, un espacio de experimentación editorial digital tijuanense.

Amaranth Borsuk, el gesto y el texto.

Por Mónica Nepote /

11 nov 2015

/

816

En las primeras páginas de Crónicas Marcianas, Ray Bradbury describe un libro hecho en un material peculiar aunque más bien se enfoca en el acto de lectura, la escena sucede en Marte y el año es 1999: "[...] se podía ver al señor K en su cuarto, que leía un libro de metal con jeroglíficos en relieve, sobre los que pasaba suavemente la mano como quien toca el arpa. Y el libro, al contacto con los dedos, surgía un canto, una voz antigua y suave que hablaba del tiempo en que el mar bañaba las costas con vapores rojos y los hombres lanzaban al combate nubes de insectos metálicos y arañas eléctricas".

Sé que el hecho de citar a Bradbury en contextos de cultura digital, no dejará de leerse bajo sospecha por algunos; las mentes más exquisitas han tenido el suficiente cuidado de deslindar la ciencia ficción de prácticas artísticas en las que se involucra a las tecnologías precisamente porque la asociación tiende a ser simplista o quizá porque se le ha hecho mala prensa a la ciencia ficción, pero la literatura y su imaginario futurista logra aportar claves para dialogar con el presente... No sólo es llamativo el hecho de la rápida aparición de un dispositivo de lectura en la novela de Bradbury sino también lo que resalta:  la idea de libro extraterrestre, en el que el texto es voz, el libro se lee a sí mismo pero es la gestualidad del cuerpo del lector –quien activa con las yemas de sus dedos, el texto; no hay mucha diferencia con lo que ahora vemos y al mismo tiempo sí, paralelamente Bradbury parece casi inocente hablando de papiros o construyendo metáforas de arpistas. Renglón aparte sería desentrañar el carácter bélico de la escena encapsulada en el contenedor y su inexorable relación con una realidad bien cierta: la imbricada relación entre los usos militares y culturales de la tecnología. Parece pues, un símbolo que nos remite al presente. Pero lo que lo que me interesa es acentuar la proyección de Bradbury en cuanto a libro como dispositivo y a los componentes de lectura: el cuerpo, el texto expandido, el soporte, la idea de seguir llamando libro a dicho soporte, el énfasis en la materialidad del mismo y la llamativa preferencia por los jeroglíficos como sistema de escritura… ¿Intuía Bradbury la importancia de la codificación en la escritura y la lectura en el “futuro”?, ¿o tan sólo reconstruía un futuro hipotético a través de metáforas de lo que ya existía como tecnología innovadora: los audiolibros?

Alguna vez un amigo poeta debatía la efectividad, vamos a llamarla así, de la poesía digital; para él, el punto que marcaría el acierto de lo digital, así lo expresó,  sería entrar a una habitación y experimentar la lectura de un texto flotante, cinético… de una u otra forma volvemos a lo mismo, la poesía cinética, la holopoesía[1] de Eduardo Kac, muchas de las piezas de Rafael Lozano-Hemmer, cumplen con la exigencia de este poeta.

El asunto no es sólo despegar el texto, mágicamente de la página, sino entender toda la ingeniería detrás para hacer esto viable y la investigación que implica estos desplazamientos o la construcción de las múltiples textualidades electrónicas.

Uno de esos casos es el proyecto Between Page and Screen de Amaranth Borsuk en colaboración con Brad Bouseresult. Borsuk es una autora interesada en la investigación de los formatos y la experimentación. Su trabajo tiene detrás una amplia gama de preguntas relacionadas con el espacio del libro y con la materialidad del texto, la tipografía y el movimiento, explora la poesía visual y la forma en que es posible contenerla o transmediarla. 

Supongamos que una hipotética lectora se acerca a Between Page and Screen, al abrir este dispositivo de papel (44 páginas) y cartulina que da forma a un libro en el sentido clásico; la lectora descubrirá que cada doble página dispone de una blanca de lado izquierdo y una impresa del lado derecho; es un libro de poesía pero la lectora observa que la las impresas no contienen un texto sino un código QR elegantemente estilizado. Ese código es el vínculo entre los dos medios, el libro será manipulado frente a la máquina, la cámara lee el código y el texto, o mejor dicho los textos,  (las cartas que intercambian dos amantes, P y S) aparecen y se movilizan según la gestualidad de la lectora.  

Esta textualidad electrónica tridimensional trabajada en realidad expandida, dialoga con el libro analógico; una no es posible sin el otro, como el amor no es posible sin un sujeto y un objeto de deseo (el juego con el contenido de los textos). Between Page and Screen de Amaranth Borsuk, (expuesto hasta enero en la muestra “Literatura electrónica. Política y cuerpo en el presente digital” expuesta en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco como parte del proyecto Plataformas de la imaginación), materializa la idea del libro gestual, y la idealización del texto “flotante” pero sobre todo, refleja el estado actual: la imbricada relación que experimentamos entre ambos mundos: el analógico y el digital, nuestro transitar entre ambos y la hibridación de nuestro presente en el que la máquina media y permite la relación.

 

[1] “Un  poema se organiza de una forma no lineal en un espacio inmaterial, tridimensional y que va cambiando y transmitiendo diferentes significados, incluso mientras el lector u observador lo mira”  –Eduardo Kac

Mónica Nepote

Editora y escritora.

Está al frente del proyecto E-literatura del Centro de Cultura Digital