Tags

Autores

Artículos relacionados

Fabricar Historias de Chris Ware: ¿el fin de la lectura lineal analógica?

Literatura en dispositivos móviles

El orden de la tierra: la distancia, el silencio, la luz

Redes móviles para comunidades libres. Entrevista con Efraín Foglia

Tecnologías abiertas para democratizar la cultura

Criptógrafas Latinoamericanas

Y esa grieta, ¿ya estaba o es de ahora?

Entrevista con Johannes Thumfart: Los programadores son los nuevos sacerdotes

Manifestaciones de hologramas y mercantilización del activismo

¿A quién le entregamos nuestra información?

Efecto boomerang: el tránsito por el panóptico digital

Entrevista con Javier Celaya: ¿Cómo sería el libro del futuro?

Lectura HACKER

Twitter o la vida

Por la reivindicación de una nueva forma de hacer filosofía. Entrevista con Eurídice Cabañes

Ada Lovelace, ciencia poética

Tecnofeminismo. Apuntes para una tecnología transfeminista (versión 0.3) *

Amaranth Borsuk, el gesto y el texto.

Materialidad e inmaterialidad del texto

Hackear la cultura: poéticas del plagio en la poesía de Carlos Cociña

El método levreriano, manual de usuario

Editar la tecnología

De la ecopoética y los medios dislocativos

La lectura, un hábito compartido

Traficantes de sueños, un espacio de libre reproducción de conocimiento

Samplear el mundo para apre(he)nderlo

Las representaciones del sujeto en internet (Primera parte)

Las representaciones del sujeto en internet (Segunda parte)

Internet Feminista ¿qué es este espacio que habitamos?

Los límites de las noticias

La contrición de Mark

Google Images: género y la política de la verdad

Por Cristina Garrido /

1 abr 2016

Hace un año aproximadamente, mi amigo Efraín (miembro de guifi.net y fundador de Mobilitylab.net) me invitó a participar en un proyecto europeo sobre cuestiones de género en la Red. En una primera conversación, me preguntó qué era lo que me llamaba la atención de Internet en términos de género. Entre otras ideas, una de las que salió fue lo molesto que es cuando, al buscar algunas palabras simples en Google Images te aparecen resultados filtrados por una lógica notablemente sexista. Esto sucede sobretodo en inglés, ya que no existen adjetivos distintos para el femenino y el masculino y se utiliza la misma palabra para ambos.

                         

Algunos ejemplos que pueden probar en casa: si escribimos “hot” (caliente) en el buscador de Google Images, no nos aparece un café humeante, ni el sol, ni una playa calurosa... Los resultados son imágenes de chicas posando en biquini, la mayoría con busto prominente, y con una pose sexualmente sugerente. En la misma línea, cuando buscamos “beauty” (belleza), aparecen caras de mujeres con una fisionomía atractiva según los cánones actuales.

La cosa se pone más divertida cuando ponemos palabras relacionadas con el poder. Cuando buscamos “powerful person” (persona poderosa) -como hace el artículo 14 Google Searches why we still need feminism, recientementepublicado en la revista online Hexjam el pasado 22 de junio-, aparecen Barack Obama y Vladimir Putin. Sí, en esta misma línea buscamos palabras relacionadas con el poder y la profesión, como “doctor”, “director” (con los mismos significados en español), “executive” (ejecutivo/a) o “boss” (jefe), los resultados son sorprendentes: siempre hombres, mayoritariamente blancos, uniformados con traje-corbata, bata de médico, boina de director de cine, etc. Si por lo contrario, buscamos profesiones vinculadas a los cuidados –históricamente relacionadas con lo femenino- como “nurse” (enfermero/a), “carer” (cuidador/a), “secretary” (secretario/a), o “assistant” (asistente), aparecen fotos de mujeres únicamente. Y así con muchos otros ejemplos.

        

Esta pequeña investigación casera nos lleva a concluir dos cuestiones importantes. La primera es una respuesta a aquellos/as que aclaman que el sexismo ya no existe en las sociedades occidentales. Como explica el mismo Google en su página web, el buscador responde a algoritmos desarrollados bajo la lógica de que las mejores páginas web son aquellas más buscadas por los usuarios. De esta manera los resultados que aparecen en las primeras líneas de Google o Google Images –sin tener en cuenta las empresas que pagan por estar ahí- serían los resultados más buscados por la gente. Si los resultados que obtenemos en Google Images al buscar “hot”, “executive” o “assistant” responden a una visión estereotípica y discriminatoria del género, esto no es más que un reflejo de la sociedad y del imaginario colectivo.

     

La segunda cuestión que concluimos surge en forma de pregunta. Los buscadores de Internet como Google se han convertido hoy en una de nuestras primeras herramientas de acceso al conocimiento y tienen por lo tanto una importante carga educativa, tanto en menores como en adultos. Esto se convierte en un tema delicado, especialmente si tenemos en cuenta la idea de “gubernamentalidad” de Foucault (de cómo el poder ejerce políticas a través de la posesión del conocimiento y la verdad), y el de “documentalidad” de Hito Steyerl (que ilustra cómo la misma idea de gubernamentalidad opera en el mundo audiovisual). Teniendo en cuenta esta reflexión, y después de ver cómo los resultados obtenidos en nuestra pequeña búsqueda responden a una lógica discriminatoria, no podemos dejar de hacernos una pregunta importante: ¿Tienen Google y otros buscadores una responsabilidad social -tanto en género como en otras cuestiones- sobre los contenidos que ofrecen? El debate está servido.

 

Artículo publicado en Encuentros, suplemento cultural del Diari de Tarragona (España), en Septiembre de 2015. 

Pies de foto: Resultados de Google Images al buscar las palabras “executive” y  “assistant”. Composición de Cristina Garrido.

Imagen del banner: Gonzalo Muñoz 

Cristina Garrido

Investigadora, comisaria y manager de proyectos

Investigadora, comisaria y manager de proyectos. Ha trabajado en varias organizaciones y universidades internacionales, como el Centre for Urban and Community Research (CUCR) Goldsmiths University (Londres); Birkbeck (Londres); Serpentine Gallery, (Londres); Franklin Furnace Archive (Nueva York), CCCB (Barcelona) o IDENSITAT (Barcelona), entre otras. Marcada por los estudios urbanos, de género y postcoloniales, su investigación se centra en ver maneras en cómo la creatividad y la innovación – en cualquiera de sus formas- intersectan procesos sociales en contextos urbanos y en Internet. Especialmente en las maneras en las que las personas utilizan herramientas innovadoras para mejorar su calidad de vida. Ha escrito para múltiples publicaciones y colabora mensualmente para el suplemento cultural del Diario de Tarragona, Encuentros. Desde 2013, trabaja como Consultora en anteverti, desarrollando proyectos de consultoría en ciudades internacionales y gestionando los eventos internacionales vinculados al Smart City Expo World Congress. Es también profesora asociada de Teoría de la Cultura en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).